El terreno donde se emplaza el Campus Santo Domingo es de un templo construido en el siglo XIX y entregado a la Universidad en comodato por esa orden religiosa, a principios de los años 90. Ernesto Luman fue el arquitecto encargado de remodelar el edificio que ahí existía, consistente en la casa que habitaban los sacerdotes dominicos. En una primera etapa contempló la fachada y las salas del segundo piso, mientras que en la segunda – terminada en 1994 – se concretaron otras oficinas, la cafetería, la escala que conecta con el tercer nivel y todas las dependencias que ahí se ubican.

Actualmente, en los más de 2.500 metros cuadrados de superficie del campus, los alumnos cuentan además, con una biblioteca especializada, una hemeroteca, un laboratorio de computación, un casino, nuevas salas de estudio, un salón de Litigación Oral, dos auditorios, ascensor y la Capilla “Jesucristo Sabiduría de Dios”, entregada en 1998. Ella sigue la línea arquitectónica de la existente en el Campus San Andrés, destacándose su campanario y el aprovechamiento de la luz natural en su interior, en una superficie de 60 metros cuadrados, capaz de albergar cómodamente a 50 personas.