Monseñor Antonio Moreno y la Universidad

Publicado por el

Blog Académico

El Arzobispo emérito de Concepción Monseñor Antonio Moreno Casamitjana ha partido para ser acogido en brazos del Padre Dios.
Muchas son las actividades que como sacerdote y obispo cumplió en vida y desde su nombramiento como arzobispo, Concepción pasó a ser su ciudad de adopción.

Entre múltiples acciones, monseñor Moreno deja un legado principal a esta región y al país. En 1990 la Pontificia Universidad Católica de Chile decidió desprenderse de sus Sedes regionales. Así, el arzobispo   enfrentó el desafío de continuar la obra educacional católica en la zona creando una nueva universidad, época en que . tuvimos la feliz oportunidad de preparar junto a él, en los aspectos jurídico y estatutario, la formación de la nueva institución.

Nació así, por decreto del Arzobispo de 10 de julio de 1991, la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Es el gran legado  que deja el pastor emérito, que hasta horas antes de su súbita muerte siguió colaborando activamente con la Universidad que fundó. Apreció así como la Universidad  crecía y se consolidaba, con un visible aumento de infraestructura y de carreras y académicos con  postgrados, llegando a tener un nivel importante en la región y el país. Por ello su nombre y su labor a favor de la enseñanza superior,  están llamados a permanecer en la memoria histórica de la UCSC, junto con sus sabios escritos sobre temas de especial trascendencia.

Monseñor Antonio Moreno Casamitjana, junto con su capacidad académica, se destacaba igualmente por sus cualidades humanas, de  ser un hombre y un sacerdote que, dentro de su habitual estilo de sencillez y modestia que lo caracterizaba, con su actitud siempre abierta, de amistad y de espíritu de servicio a los demás, fue un ejemplo y un guía  de vida para muchos que tuvimos la suerte de conocerlo y trabajar con él.

Estamos ciertos que ese efecto también lo sintieron quiénes, sin tener la ocasión de ser más cercanos, escucharon  más de una vez sus enseñanzas a través del don de la palabra que poseía y que llegaba a quiénes podían escucharlo en su predicación o en sus conferencias. Por ello creemos tener la certeza de que permanecerá en el recuerdo de la comunidad pencopolitana.

Hernán Varela Valenzuela
Decano de la Facultad de Derecho UCSC.