El legado de un jurista excepcional

Publicado por el

Derecho, Noticias

Tanto académicos como alumnos pudieron conversar con el destacado jurista hispano cuya trayectoria y humildad se manifiestan en cada una de sus palabras.

En su visita por nuestra ciudad el destacado académico español, José María León, dictó tres conferencias en el marco de las actividades programadas para 35º aniversario de nuestra Facultad.

El profundo conocimiento jurídico y la pasión por la docencia se reflejaron en cada una de las ponencias que el profesor español compartió con la comunidad universitaria. Cabe destacar la profunda cercanía que logró no sólo con los académicos sino también con los estudiantes quienes se le acercaron a para conversar sobre diversos temas.

Al consultarle por la proliferación de las facultades de derecho y la calidad de la enseñanza en América Latina indicó tener la sensación que esto se ha convertido en un negocio y que el número es enemigo de la calidad. “Todos quienes tengan condiciones deben tener acceso a la educación universitaria y la clave está en mejorar la enseñanza media para que los mejores accedan a este beneficio” sostuvo.

En relación a la calidad en la enseñanza de nuestra facultad destacó el buen nivel académico de los profesionales e indicó “Sois un país que mantiene la enseñanza del Derecho al nivel europeo, un país donde se ha asentado la cultura alemana y francesa dejando mucha impronta. Una Facultad que forma profesionales de gran calidad y eso se reconoce inmediatamente”.

Por otro lado sostuvo que en su país de origen la calidad en la enseñanza del Derecho ha descendido y apeló al esfuerzo académico para revertir esta situación. “El docente debe encaminarse en un doble sentido, primero en el que lleva a lograr que el estudiante comprenda y asimile el significado de los diferentes complejos normativos e institucionales que son objeto de estudio, y segundo en el que se dirige a dotarle de estructuras mentales adecuadas para que pueda por sí mismo construir las categorías jurídicas fundamentales” afirmó.

El catedrático de la Universidad de Salamanca, España, y Doctor en derecho por la Universidad de Bologna, Italia, abrió su actividad académica participando en las conferencias de Derecho Civil con la ponencia  “Cuestiones nuevas y viejas en el proceso de objetivación de la responsabilidad civil” donde señaló que responsabilidad civil constituye uno de los sectores del ordenamiento jurídico que mayores transformaciones ha experimentado en todas las sociedades desarrolladas y que “Su trascendencia práctica resulta incuestionable ante el elevadísimo número de litigios que aquí se promueven o la verdad de supuestos en los que las victimas, cada vez menos resignadas ante el infortunio o la desgracia, reclaman y obtienen la reparación de toda suerte de daño”.

Continuó dictando una  clase magistral para los alumnos del Magíster de Derecho Procesal de Familia denominada “Responsabilidad civil en daños causados por menores” donde fue enfático en señalar que el incremento de la delincuencia juvenil está presente en todas las sociedades y que los factores no sólo apuntan al temprano contacto con medios de peligro sino además por el cambio social que ha experimentado la familia, donde ya no existe un directo control patriarcal y los jóvenes buscan más libertad confundiéndose entre tantos estímulos. “Este fenómeno no sólo requiere atención de los juristas sino además de padres y pedagogos” agregó.

Finalmente con una notable conferencia sobre la movilidad académica y estudiantil en la inauguración del XII Congreso de la Afeidal el Dr. José María León culminó su actividad académica en Concepción. En esta ocasión hizo un crudo análisis a la educación jurídica española y destacó los beneficios del programa “Erasmus” destinado a promover la movilidad dentro de los miembros de la Comunidad europea.

Sin duda el legado de su visita quedará en estas aulas y tal como señaló el  Dr. Rodrigo Fuentes, discípulo de León, “El docente es un verdadero paradigma en la enseñanza del Derecho y su visita constituye un privilegio para quienes fuimos sus alumnos, pero en especial para todos aquellos que pudieron conocer, aunque fuera brevemente, a un docente y un jurista de excepción”.