Acuerdos de unión civil y sus repercusiones más allá de lo jurídico

Publicado por el

Derecho, Noticias, Sin categoría

La conferencia, organizada la UCSC, abordó desde diferentes perspectivas el complejo escenario de estos proyectos y su implicancia en la opinión pública.

Actualmente más de un millón de personas conviven fuera del matrimonio en Chile y dar organización jurídica a estas uniones se convierte en un escenario cada vez más complejo.

Con una conferencia sobre el acuerdo de vida en pareja y sus implicancias en la sociedad chilena el académico de nuestra Facultad, Sergio Galaz, analizó el difícil panorama de cinco proyectos de ley destinados a regular la unión de hecho. El  encuentro se realizó el pasado viernes en la sala de conferencias de nuestra Universidad y  contó con la participación del Gran Canciller de la UCSC  Monseñor Fernando Chomalí, Arzobispo de Concepción, y de la hermana Claudia Pedreros, directora del Instituto Superior de Ciencias de la Familia.

Por su parte Claudia Pedreros abrió el encuentro haciendo hincapié en que todos los proyectos consideran, de una u otra forma, la posibilidad de crear una institución semejante al matrimonio incluso entre parejas homosexuales donde no se cambiaría el estado civil y además en la disolución del vínculo sólo bastaría con la voluntad de una de las partes, lo que a su juicio es un tema de gran relevancia social y preocupación no sólo para los  legisladores. “La familia no es producto de una cultura, resultado de una adopción o un proyecto de vida comunitario, es una institución natural anterior a cualquiera otra, política o jurídica” agregó.

Posteriormente Sergio Galaz analizó desde un punto  de vista legal  los proyectos que actualmente se mantienen en trámite señalando que, si bien existe una necesidad real de resguardar los intereses de estas parejas, la incorporación de estas uniones al sistema jurídico alteraría con mayor o menos intensidad la estructura jurídica de la familia e indicó “El problema de mayor relevancia consiste en la ausencia de una clara delimitación de ámbitos, por una parte el de estas relaciones afectivas y por otro el de la familia reconocida y amparada constitucionalmente como el núcleo fundamental de la sociedad”.

Luego de ambas ponencias Monseñor  Fernando Chomalí cerró el encuentro señalando algunas conclusiones que se desprenden  de este complejo escenario e hizo un llamado a legislar en beneficio del fortalecimiento de la familia, institución que se ha debilitado considerablemente con los años. “La esencia de estos proyectos son la síntesis de la nueva cultura humana que no necesariamente coincide con la verdad y el bien para las personas” enfatizó.

Es evidente que la regularización legal de estas uniones deja a la deriva algunos aspectos que despiertan singular preocupación para quienes la familia es motor fundamental de la sociedad y debe mantener sus características esenciales. En este sentido Cristián Campo, diputado, sostuvo que es necesario definir qué tipo de sociedad se quiere construir antes de legislar  y señaló “Este tipo de uniones dejémoslas que se establezcan en una notaria para velar por los bienes de las partes pero no tratemos de igualarlas a la institución de la familia, son conceptos distintos” agregó.